Neurociencia: 6 Formas Sencillas de Optimizar la Productividad de Marketing

Por Yanira Yanez

La neurociencia es una ciencia interdisciplinaria que se ocupa del estudio de la estructura y función del sistema nervioso. Si la utilizamos en nuestra vida profesional, la neurociencia puede ayudarnos a liberar nuestro mayor potencial.

Incrementar significativamente la productividad de tu equipo puede tener un gran impacto en tu trabajo diario e influir en gran medida en tu éxito profesional a largo plazo.

El podcast Science of Social Media ha examinado el fascinante campo de la neurociencia y a continuación te mostramos un resumen detallado de la transcripción del episodio.

6 Formas de Optimizar la Productividad con Neurociencia

Quizá cada uno de estos consejos puedan ser aplicados para cualquier área o sector, pero sabemos que el área de marketing es uno de los departamentos de mayor exigencia, en cuanto pensamiento creativo y toma de decisiones rápidas.

eBook Manual Tctico de Content Marketing 2

Por esta razón, esperamos que esta recopilación sirva tanto para los líderes de equipo ,como para el personal que se dedica a diario a resolver múltiples tareas.

1. Dedícate y trabaja de forma inteligente: no te compliques

Uno de los valores fundamentales es trabajar de manera  inteligente y no complicarse.

Cuando hablamos de  productividad y de trabajar de forma inteligente, nos referimos a trabajar en proyectos significativos que tengan un gran impacto, no necesariamente a trabajar más.

En la encuesta anual «Stress in America» ​​de la Asociación Estadounidense de Psicología, se pidió a los participantes que evaluaran su capacidad para elegir un estilo de vida saludable, y la razón número uno que mencionaron que les impedía llevar a cabo esas opciones saludables fue la falta de dedicación.

Muchas personas creen que sus vidas mejorarían si pudieran dedicarse más: tener más control de lo que comen, de cuándo  ahorrar para la jubilación y de cómo alcanzar los objetivos.

Por suerte para nosotros, utilizando la neurociencia podemos potenciar nuestra dedicación y, por lo tanto, aumentar nuestra productividad significativamente.

2. Comienza tu día con tareas difíciles

Se ha investigado bastante acerca de la dedicación  y uno de los pioneros en esta área es Roy Baumeister.

Baumeister descubrió que en realidad la dedicación funciona como un músculo: puede fortalecerse con la práctica y fatigarse con el uso excesivo. La dedicación en el cerebro es alimentada por la glucosa y se debe reponer para que funcione de manera óptima. 

La dedicación y el autocontrol están en su punto máximo a primera hora de la mañana, por lo que este es el mejor momento para que te hagas cargo de las tareas más difíciles del día.

Al crear tu lista de tareas pendientes, asegúrate de dedicar la mañana para las tareas más difíciles. Esto te ayudará a empezar tu día con el pie correcto.

Un cerebro atento es un cerebro feliz | Martín Reynoso | TEDxMarDelPlata

3. Añade valor y significado a tu trabajo

Un tema que surge bastante a menudo cuando se analiza el campo de la neurociencia es la dopamina. La dopamina es un neurotransmisor, lo que significa es liberada por las células nerviosas para enviar señales a otras células nerviosas.

Existen diferentes vías o canales para la dopamina. Y una de ellas juega un papel importante en el componente motivacional del comportamiento motivado por la recompensa.

En el 2012, un equipo de científicos de Vanderbilt llevó a cabo un estudio en el cual analizaron los patrones cerebrales de las personas a quienes describieron como “buscadores”, ya que estaban dispuestas a trabajar duro para obtener su recompensa, y al otro grupo de personas al que denominaron “vagos”, ya que no estaban tan motivados a trabajar duro.

Citando al estudio, “el equipo descubrió que los buscadores tenían niveles más altos de dopamina en la parte del cerebro asociada con la recompensa y motivación. Y los vagos tenían niveles más altos de dopamina en la parte del cerebro asociada con las emociones y los riesgos.

 Nada te motivará a ser un entusiasta si realmente no deseas la recompensa que viene con el trabajo. Vincula tu rendimiento, y al de tu equipo, a algo que  contenga valor y significado para ti y para ellos. Así, la dopamina empezará rápidamente a producirse en el lado correcto.

4. Evita hacer muchas cosas a la vez

A todos nos gusta creer que los especialista en marketing somos expertos en multitasking, y muchas veces condicionamos a nuestro equipo para cumpla este mismo rol. 

El profesor de neurociencia Earl Miller, del Instituto de Tecnología de Massachusett (MIT ) compartió algunas ideas interesantes sobre el multitasking. En resumen, el cerebro humano no está diseñado para realizar muchas cosas a la vez.

Miller dijo que “La gente no puede realizar múltiples tareas de manera eficiente, y cuando la gente dice que puede se están engañando a sí mismas, el cerebro es muy bueno para engañarse a sí mismo».

 Sin embargo, lo que podemos hacer es cambiar nuestro enfoque de una cosa a otra con una velocidad asombrosa.

La manera de ser más productivo es enfocar toda tu atención en una tarea a la vez. Dale todo lo que tienes. Luego, una vez que hayas completado esa tarea, pasa a la siguiente y préstale toda tu atención.

Cuando estés creado contenido para un blog o planificando un Plan de Marketing, cierra las redes sociales, minimiza tu correo electrónico,  guarda tu celular  y enfócate completamente en esa tarea.

5. Respira profundo

neurociencia-respirar

Cuando te sientas estresado o abrumado, respira profundamente. En un nuevo estudio, los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y sus colegas identificaron un puñado de células nerviosas en el tronco cerebral que conectan la respiración con los estados de ánimo.

El estudio demostró que la respiración lenta induce tranquilidad a tu cuerpo. Si lo piensas, tiene sentido, ya que si empezaras a respirar muy rápido ahora mismo sentirías que el estado de tu cuerpo comienza a cambiar por completo.

Sabemos que, como profesional y responsable de un área, las tareas pueden comenzar a acumularse a lo largo del día. A veces sentimos que no podremos completar todo, y mucho menos en un nivel alto.

La respiración no solo reduce el estrés y aumenta la concentración, sino que también te ayuda a tener más claridad acerca de lo que realmente se necesita hacer y lo que se puede posponer para otro momento.

6. Crea una lista de tareas pendientes

No hay nada como una buena lista de tareas pendientes. Resulta que no solo a nosotros nos encantan, nuestro cerebro también ama las listas.

Esto se debe a que es la forma más efectiva para que el cerebro reciba y organice la información. Investigaciones recientes sugieren que la clave para una mente más organizada y un cerebro productivo es hacer listas de tareas pendientes.

La neurociencia nos dice que en nuestro cerebro se almacena información a corto plazo.

Según el Dr. Daniel Levitin, la mayoría de las personas pueden retener en mente cuatro cosas al mismo tiempo. Cuando le pedimos a nuestro cerebro que almacene más de lo que puede, nuestro rendimiento disminuye.

Dado que nuestro cerebro tiene un filtro de atención, los asuntos urgentes estarán al frente. Al mismo tiempo, nuestro cerebro tampoco se olvida de esos asuntos menos importantes, y no dudará en recordártelos. Pero si tienes una lista de tareas pendientes, tu cerebro puede descansar porque sabe que todo está ahí.

La investigación también sugiere que cuando procesamos información, lo hacemos espacialmente.

Las listas apelan a nuestra tendencia general a categorizar las cosas, de hecho, es difícil para nosotros no categorizar algo en el momento en que lo vemos, ya que nuestro cerebro agrupa la información en componentes cortos y distintos.

7. Descansa y muévete

Investigaciones sobre neurogénesis, exploran la capacidad de ciertas áreas del cerebro para desarrollar nuevas células, e indican que podemos fomentar el crecimiento de nuevas células cerebrales a través del ejercicio.

El área del cerebro relacionada con el aprendizaje y la memoria se llama hipocampo. Investigaciones  muestran que el ejercicio de resistencia provoca el crecimiento de nuevas neuronas en el hipocampo a medida que una proteína llamada FNDC5 se libera en el torrente sanguíneo cuando sudamos.

El ejercicio puede ayudar a aumentar el estado de alerta. Cuando haces ejercicio, estás aumentando el flujo de sangre al cerebro, lo que puede ayudarte a agudizar tu atención y hacer que estés más preparado para enfrentar tu próximo gran proyecto.

De acuerdo con la Universidad de Cambridge, el ejercicio libera serotonina  en tu cerebro lo que te ayuda a sentirte bien y mejora tu estado mental, haciendo que el estrés del trabajo sea más fácil de manejar.

 Haciendo ejercicio diario puedes mejorar:

  • Tu concentración.
  • Tu memoria.
  • Tu ritmo de aprendizaje.
  • Tu resistencia mental.
  • Tu creatividad.
  • Reducir tu estrés.

Conclusión

Esperamos que este resumen se convierta en un instrumento increíble para tu caja de herramientas de neurociencia.

Ya sabemos que no complicarse la vida es la mejor manera de ser más productivos y optimizar las tareas de nuestro equipo de marketing. Y el orden con que realizamos las tareas también es vital, por lo que las más difíciles deben ser ejecutadas en las primeras horas del día.

También aprendimos que la dopamina juega un papel fundamental en la motivación, y añade significado a las labores que realizamos.

Evitar conductas multi-tasking y respirar son excelentes opciones para relajarnos. Mientras que adaptarnos a la forma de trabajar del cerebro, y generar actividades que promuevan su desempeño, son excelentes cualidades para optimizar todos los procesos.

Quizás también te interese leer:

[Total:2    Promedio:5/5]
eBook Manual Tctico de Content Marketing 2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *